¿Qué hacer con tu armario cuando cambia la temporada?


Las hojas empiezan a caer de los árboles, la temperatura comienza a bajar y las noches se van haciendo cada vez más frescas. Todo esto son señales de que se acerca una de las temporadas más queridas, la que marca el cambio radical que parte nuestro año en 2; hablamos por supuesto del Otoño. 

Conversando con nuestro equipo surgió un tema muy interesante que nos dejó con muchas preguntas para nuestras lectoras. Algunas de nosotras tenemos el hábito de "mudar" nuestro armario cuando cambia la temporada, mientras que otras apuestan por sumar capas a sus outfits. ¿Cuáles son tus hábitos de armario al cambiar la temporada? 

Ante esta pregunta que seguramente no te habías hecho a ti misma, tenemos 2 opciones increíbles y con muchos pros y contras: 

Mudar por completo tu armario 

Seamos honestas, por más que ames tus prendas hay algunas que no volverás a usar hasta que llegue la primavera o incluso el verano. Si eres particularmente friolenta te recomendamos que tengas un espacio en tu armario reservado para guardar tus prendas ligeras durante Otoño e Invierno. Asegúrate de que todo esté limpio, dóblalo a la perfección y si puedes almacénalo en una bolsa o caja que quede bien sellada. De esta misma caja sacarás tus sweaters chunky, chamarras, abrigos y todas aquellas piezas que sólo uses durante los meses de frío extremo. Esto también puede incluir pijamas y accesorios de frío como guantes y bufandas. 

Las ventajas de este método son que le darás variedad a tu armario sin tener que invertir un sólo peso cuando inicie la temporada. No hay mejor sensación que abrir tu caja de ropa de invierno y volver a enamorarte de tus prendas que no recordabas que tenías. El único inconveniente que encontramos a este método es que requieres de espacio para almacenar tu ropa, pero si te organizas correctamente no habrá problema. 

Capas, capas, capas

El segundo método que te recomendamos es el preferido de las chicas que tienen muchos cambios de temperatura a lo largo del día, y no se consideran particularmente friolentas. Si eso de guardar tus prendas de verano en una caja y olvidarte de ellas por lo menos por 6 meses no es lo tuyo, entonces te recomendamos hacer uso de las capas. Una blusa ligera siempre lucirá bien con un cardigan encima, tal vez seguida de un chaleco y por último una chamarra de piel. Y tu vestido favorito no tiene por qué quedar en el olvido si lo usas con unas medias calientitas y tu par de botas favoritas. 

Hay muchas mujeres que prefieren hacer uso de capas no sólo por la practicidad sino por la oportunidad de seguir usando su ropa a lo largo del año sin sentir que la tienen ahí detenida sin ser lucida. 

Ahora que sabes cuáles son las acciones que puedes tomar con tus prendas al llegar el cambio de temporada, ¿cuál de las dos te atrae más? 

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados